Páginas

Función de traducción

domingo, 17 de junio de 2012

Módulo C (Semanas 1 y 2) Retrato de grupo


Bastantes semanas separan esta veraniega tarde de mediados de junio de la fragancia primaveral de aquella mañana del 19 de marzo en que comenzamos nuestra búsqueda particular del GRIAL e-Learning. El escenario ha cambiado pero no los personajes ni su interpretación. Alumnos, tutora, materiales, propuestas, tareas... todos ellos permanecen en este escenario cuyo desenlace pronto ocultará el telón.

Muchos días dedicados a:
  • estudiar materiales,
  • buscar información,
  • participar en foros,
  • reflexionar y debatir propuestas,
  • analizar y sintetizar materiales,
  • componer tácticas y estrategias,
  • diseñar herramientas de valoración,
  • autoevaluar resultados y procedimientos,
  • plantear retos que aparentemente estaban un paso más allá de mis límites, y
  • superar esos “challenges” habiendo hecho así avanzar un paso las que consideramos limitaciones personales.

Y un buen compendio de horas aprendiendo...
  • cómo trabajar,
  • qué hacer y qué evitar,
  • cómo abordar conflictos interpersonales,
  • cómo planificar tu actividad personal y compaginarla con las exigencias del trabajo en equipo,
  • cómo aprovechar las orientaciones y las enseñanzas implícitas en el estilo tutelar de Ángeles, o
  • en qué repositorio mental almacenar esas moralejas de esta fábula académica llamada Módulo C.

Miriadas de minutos
  • decidiendo cómo expresar aquello que queremos decir,
  • comprendiendo y participando en el proceso de diseño y concepción de un recurso didáctico llamado “Objeto de Aprendizaje,
  • planteando qué hacer con ellos, cómo catalogarlos y reutilizarlos,
  • pensando por qué buscarlos y para qué crearlos;
  • visitando sus albergues (esos ROA tan desconocidos y poco valorados pese a su gran utilidad) y alguna que otra residencia vecina (esas bibliotecas digitales tan conocidas y bien valoradas gracias a su inmenso volumen de información),
  • confirmando la esencialidad de la evaluación para asegurar la calidad de un producto, comprobando una vez más las muchas vías disponibles para su puesta en práctica, y certificando la importancia de aprovechar esos resultados para plantear las imprescindibles propuestas de mejora.

Millones de segundos he(mos) pasado aprendiendo de los muchos errores que cometemos por inexperiencia, falta de reflexión, desconocimiento de herramientas y procedimientos, o simplemente porque errar es parte inherente de la naturaleza humana.

Ahora bien, como nos recuerda San Agustín: “Errar es humano. Mas perseverar en el error es diabólico.”

Por eso el elemento que más me gustaría resaltar en este lienzo virtual, que voy embadurnando con el pincel de Wordpress y la tinta de mi corazón, es el paisaje de fondo. Un marco de claro-oscuros compuesto con las pinceladas del aprendizaje que he mojado en la paleta de mis carencias:
Errores en el diseño de la unidad didáctica con eXeLearning; incorrecciones en mis aportaciones a los muchos foros de este módulo; fallos en la interpretación de conceptos; gazapos en la redacción de los informes y las aportaciones; imprecisión en mis reflexiones, etc.

Bastantes, muchos o muchísimos errores que, no obstante, han enriquecido mi bagaje personal tanto como pueden haberlo hecho los recursos proporcionados por GRIAL o los materiales compartidos por mis compañeros.

Compañeros. Hermosa palabra. Marcada por la tilde de esa letra tan característica de nuestra lengua común. Una palabra que me sugiere pintar alegorías de comunidad, compartir, comprometerse o comprender y que aleja de mis dedos términos como competir o comparar. Compañeros que tienden la mano y ofrecen pintura a mi paleta.

Bastante, mucho, muchísimo me llevo de este módulo C. Uno de los cuadros con mejor resultado de cuantos he pintado hasta ahora.

Un módulo en el que no sólo he sido alumno. En la segunda semana, Ángeles decidió compartir conmigo el bastón de mando y delegar en mí parte de la responsabilidad de un foro de trabajo.
Una función tutelar diferente a la alentada por Eduardo (y compartida con Azahara).
Una misión individual de tutoría en la que -con mayor o menor fortuna- he intentando dinamizar un tema no demasiado fácil como es el de la evaluación de OA. He buscado:
  • fomentar el debate y la reflexión mediante preguntas abiertas que aceptaran respuestas creativas, originales y variadas
  • ofrecer puntos de vista alternativos sobre el tema compartiendo modelos complementarios de evaluación
  • ayudar en las tareas obligatorias de la semana con materiales de síntesis o demostración
  • motivar mediante algunas citas fáciles de leer y difíciles de olvidar una vez leídas

Vuestra respuesta participativa me hace pensar que pese a los errores inevitables el resultado ha estado cerca de la que era mi meta. Y por eso, la satisfacción objetiva es la penúltima pincelada de este óleo que está a punto de abandonar el caballete para colgar junto a mis obras anteriores en esta peculiar galería de estilos diversos y gustos flexibles.

Los últimos trazos los hago con el pincel de la gratitud y la tinta de la satisfacción. Gracias a Ángeles por haber supervisado (y compartido) nuestra travesía desde la cercanía de su estilo personal. Gracias a vosotros, compañer@s, por actuar como objetos de aprendizaje en mi proceso personal de crecimiento y por alegrar y animar mis tareas. Y gracias de nuevo a quienes estuvieron antes e hicieron posible que aprovechara mejor lo que se me ha ofrecido en este módulo.

El cuadro está casi listo. No estará firmado hasta dentro de unos días pues el último retoque no me corresponde añadirlo a mí. Está en vuestras manos incorporar el detalle que falta para rematar este retrato de grupo.
Una propuesta creativa como imaginativa ha sido la actividad central de este módulo. Pocas veces he disfrutado de una tarea tanto como lo hice diseñando mi unidad didáctica con eXeLearning. Una herramienta que vivía en el limbo de mi ignorancia el lunes 4 y que hoy reposa tranquila en una parcelita en la pradera de mi conocimiento.

Dejo el pincel en vuestras manos. La tinta la ponéis vosotros.

Muchas gracias, Rubén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada