Páginas

Probando

Probando

sábado, 12 de mayo de 2012

SEMANA 2: 7 a 13 de Mayo


Considerando la teoría de las Cinco Aulas de Ardizzone, una iniciativa de e-Learning no puede limitarse a ser un curso on-line en el que se desarrollen las actividades típicas de la formación presencial pero en un espacio en el que ni docentes ni alumnos están presentes físicamente. Tampoco puede limitarse a ser un grupo virtual donde el docente motiva y organiza la actividad grupal cooperativa por diversos medios con una “modesta” colaboración de los alumnos.


Toda actividad de e-Learning ha de fijar su horizonte más allá si quiere progresar hacia un nivel 2.0 y optimizar sus resultados. Debe tender hacia la Comunidad de Alumnos o Comunidad de Práctica (CoP) en la que se verifica un alto grado de implicación espontánea y fluida de los alumnos quienes se sienten miembros activos de la comunidad y gestionan su propio aprendizaje. Un entorno comunitario en el que la supervisión pasa a ser una actividad ejercida en un  “segundo plano”.

Y es que sólo cuando un Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA) se entiende en este sentido de Comunidad de Práctica, el tutor on-line pasa a ejercer las tareas descritas en la figura 1 como un “primus inter pares”  y se pueden evitar los fracasos asociados habitualmente a la enseñanza virtual.
En un único ecosistema educativo así concebido, el aprendizaje no es e-Teaching sino auténtico e-Learning activo, multidireccional y dinámico. De hecho, una CoP permite crear valor añadido mediante el conocimiento cooperativo o social que se gesta en ellas no a partir de la interacción puntual, sino de una interacción continua y organizada. 
Además, estas CoP son los únicos entornos en que dicho e-aprendizaje puede cumplir los tres “autos” a los que aspira la docencia 2.0 en su forma ideal: autodirigido (objetivos según necesidades personales de formación y desarrollo ); autónomo (horarios, ritmo estudio, materiales...); y autorregulado (reflexión y autoevaluación para redefinir metas o mecanismos de acción).
La interacción es imprescindible en la espiral del conocimiento, para iniciar el proceso de lo tácito a lo explícito y comenzar así los cuatro pasos de la cadena de conversión. Conversión del proceso de aprendizaje desde la adquisición individual de conocimientos hasta la participación periférica legítima. Un proceso en el que el alumno adquiere una nueva identidad al avanzar desde la periferia hacia el centro de manera activa y comprometida, moviéndose entre la espiral del conocimiento y el trabajo cooperativo.

Unas CoP que se crearán a partir de tres elementos: Campo (área del conocimiento hacia la que se enfoca la CoP), Comunidad (agrupación con un liderazgo cooperativo) y Práctica (compartir en el proceso creativo, incidiendo en la conexión emotiva como verdadero garante del mantenimiento del sistema práctico de trabajo).

Una receta en la que las Redes Sociales Online (SRS) son un ingrediente necesario e imprescindible aunque no suficiente. Y es que CoP y SRS no son sinónimos; ambas se comunican por varios canales pero no por ello adquieren la misma identidad.

Las CoP están bien delimitadas; sus integrantes se conocen y manifiestan sensación de pertenencia (en sus tres vertientes: cognitiva, tutorial y presencial) y dicha sensación llega hasta el punto de que son capaces de renunciar a parte de sus intereses personales en aras de una mejor cohesión grupal.
Por su parte, las SRS son difusas; en ellas no todos sus miembros se conocen ni tienen contacto y en su entramado uno se mueve de manera individual. De ahí que la identidad personal sea el primer fruto del ingreso en una red social.

Es decir, las SRS sirven como soporte a las comunidades mientras que éstas se nutren de las primeras

Unas SRS entendidas en un sentido amplio. Su aplicación docente no se limita a las redes sociales basadas en perfiles o las estructuradas a partir de objetos sociales. Su utilidad didáctica también alcanza a los entornos virtuales MUVE. Esas plataformas tecnológicas desarrolladas como soporte a los video-juegos y evolucionadas hasta convertirse en un contexto de interacción social.
Su aplicación pedagógica ha hecho posible que el concepto de Aula Digital hasta el de Entorno Virtual de Aprendizaje Multiusuario (ELV). Un entorno pedagógico 3D en el que se combina la interactividad y el diseño dinámico de los MUVE con el rigor y las herramientas asociadas a una plataforma LMS (ya sea Moodle o Blackboard).
Unos ELV que facilitan la tarea docente sobre todo en Primaria y Secundaria puesto que su concepción y desarrollo se enfocan a los intereses y cualidades de los niños y los adolescentes. Y Reaction Grid o Second Life están ahí para refrendar el éxito de estas iniciativas incluso en educación universitaria.

Y puede que estas MUVE parezcan un simple complemento o un bonito accesorio, pero no podemos olvidar que una de las columnas vertebrales de una red social son aquellos eslabones considerados los más débiles... La fortaleza aparente de los eslabones débiles sustenta la estructura global de la red, configurando esa arquitectura virtual conocida como “jardines amurallados”.

Y es que el e-Learning ha transformado el binomio alumnos-profesores en un trinomio: Profesores, actividades y contenidos de aprendizaje, y alumnos. Y la educación ha pasado de ser un proceso jerárquico vertical (característico de un entorno presencial) a un proceso horizontal
Un proceso en el que los métodos de trabajo -el diseñado por el tutor on-line en el PAT y el personal escogido por el alumno- son capitales en la consecución de las metas fijadas. Unos métodos que deberían adaptarse al ritmo del entorno de aprendizaje. Un aprendizaje en el que la co-autoría de los materiales didácticos, una disciplina más relajada y flexible, una rápida actualización de los materiales se tornan elementos motivadores.
Posiblemente, el uso de las redes sociales como vehículos de transferencia del conocimiento nos permitirá avanzar definitivamente desde el modelo alumno pasivo y receptor hacia el de estudiante activo y “emisor” (o creador).

Ahora bien, independientemente de su tipo, las SRS son un elemento sine qua non en el nuevo modelo pedagógico cooperativo basado en la comunicación social. Un modelo, más allá del constructivismo, que enlaza con la Teoría del Compromiso de Kearsley: Sin compromiso del alumno no puede darse un aprendizaje efectivo. Un “acuerdo” real con tres elementos:
- Relate: Fomentar las actividades cooperativas y gestionar una eficaz tarea en grupos.
- Create: El alumno desarrolla sus proyectos siguiendo principios PBL.
- Donate: El proyecto del estudiante tendrá aplicación real en un grupo de personas u organización.

Esta SRS son herramientas muy útiles en el ámbito educativo porque se han demostrado eficaces en la mejora del rendimiento académico y del desarrollo de habilidades y competencias. Son extraordinarias como recursos para fomentar la motivación y disminuir las ratios de fracasos y abandonos. Son un canal de comunicación diferente que potencia la flexibilidad comunicativa del aula virtual. Permiten que la comunidad educativa se enriquezca tanto con la diversidad cultural como con la generacional. Y a los alumnos se les ofrece la alternativa de establecer relaciones por sí mismos, siguiendo sus “gustos”. Una comunicación radial que les enseña cómo coordinar sus esfuerzos con los de otros. Un trabajo cooperativo que les muestra cómo hacerse responsables de la organización de sus tareas (incluso las tuteladas) para alcanzar los objetivos establecidos. Un uso frecuente de las SRS que favorece la adquisición de habilidades en el manejo de las TIC o recursos de comunicación social y trabajo cooperativo; competencias y habilidades  que complementarán el perfil laboral del alumno y mejorarán su desenvolvimiento en el mundo que gira más allá de las aulas.

En consecuencia, siguiendo el razonamiento utilitarista expuesto al principio de la introducción general de esta reflexión: Como las SRS son útiles y eficaces ¿podemos concluir que también son buenas?

Y al buscar respuesta a esta cuestión, descubrimos que este universo Web 2.0 pese a ser libre y fluido como el viento, al igual que las brujas malvadas que enturbiaban el mundo de Oz, también tiene sus problemas e inconvenientes. Y entre los más importantes y prioritarios de ellos, destacaría dos: Ética y Seguridad.

Un par de rivales para cuya aniquilación será necesario que los tutores enseñen a sus alumnos a usar las redes sociales con fines educativos; que incidan en la necesidad de respetar unas normas éticas y que les hagan entender a sus alumnos la importancia futura de esa identidad digital que van creándose día a día.

Unas actividades complementadas con una formación en valores como el respeto a los demás y a la propiedad ajena ya sea ésta física o intelectual. Y por iniciativas familiares como el acompañamiento digital de nuestros hijos para educarlos en el uso adecuado de dichas redes. 

De hecho, estas SRS son herramientas cuyo potencial educativo si bien se ha explorado, aún no se ha explotado lo suficiente. En un principio, cualquier red podría usarse en el contexto educativo 2.0 como marco en el que desarrollar actividades formativas. En ellas se confrontarían puntos de vista variados y multiculturales, sería posible el contacto inmediato o las actividades asíncronas, etc... 
No obstante, algunas parecen ser más fáciles de adaptar u ofrecer mayor potencial para este tipo de actividades. Twitter, Linkedin, Xing, Facebook o Google+ (con sus famosos “círculos”) estarían en este último grupo.

Y aún faltaría por descubrir los límites de alternativas como las combinaciones de LMS tradicionales con nuevas aplicaciones open-source. Por ejemplo, el binomio Moodle-Elgg. Siendo Elgg una aplicación SRS denominada paisaje de aprendizaje personal que permite crear comunidades activas y otros servicios personales (blogs, páginas de perfil). 

Desde la aparición de las nuevas herramientas y concepciones educativas como Flip Teaching y la educación expandida, los MOOC y ELV o Tiching y eduPunk no hay límites físicos para el aprendizaje. Sin embargo, son muchos los inconvenientes y los obstáculos para su ejecución o implantación real.

Puede que estos medios sean el anticipo del futuro de la educación. No obstante, en muchas actividades formativas a distancia nos encontramos con aulas virtuales sobresaturadas de alumnos en las que es imposible que el tutor on-line ejerza sus actividades correctamente. ¿Cómo afrontar los problemas de motivación y disminuir las ratios de fracaso y abandono en grupos de un centenar de alumnos ya de por sí poco interesados en la materia impartida?
De muy poco habrá servido el adiestramiento de ese tutor en el uso de nuevas herramientas didácticas, redes sociales o técnicas de motivación y comunicación social. Se sentirá desbordado, e impotente, se desmotivará y se conformará con “cumplir” de manera que el problema se convertirá en un círculo vicioso.

Confiemos en que situaciones tan absurdas, y por desgracia tan reales, vayan desapareciendo poco a poco de nuestro panorama educativo como la silueta de un barco fundiéndose en el horizonte. Y así podamos aprovechar hasta el límite los recursos y funcionalidades de esas SRS. Unas herramientas esenciales para alcanzar los fines últimos de la educación expandida: llevar la educación a cualquiera en cualquier lugar y en cualquier momento. Una formación personalizada y diseñada a medida de quien la recibe, que en ciertos aspectos también es quien la genera.
Como se comprueba en iniciativas tan curiosas como los Bancos Comunes de Conocimientos donde sus miembros intercambian experiencias, habilidades o conocimientos de sus vidas, aficiones...

Un modelo activo, social y colaborativo en el que cada vez será más aplicable el principio de los nuevos movimientos de e-Learning según el cual, el aprendizaje no está limitado a las paredes “físicas o virtuales” de una institución educativa sino que se da en cualquier lugar o espacio sin una “cadena de mando” pre-establecida.

Una concepción atrevida que, a mi parecer, exige mucho tanto de los docentes (con las dificultades asociadas a cambiar hábitos “históricos”) como de los alumnos quienes deben ser maduros, independientes y autónomos hasta el punto de saber cuándo decir “Hasta aquí llego. Éste es mi límite”.

El último paso de una escalera que no nos llevará de la Tierra al Cielo como nos cuenta el Génesis que consigue la escalera de Jacob, pero que al menos nos permitirá ascender unos cuantos metros (o kilómetros, cuestión de esfuerzo e interés personal) en el edificio de nuestra dignidad, nuestro conocimiento y nuestra libertad.

Ya nos lo dejó escrito Baudelaire en el poema La voz de sus Flores del mal:

“¡Ten sueños: el sabio no los tiene tan bellos como el loco!”


Muchas gracias por haberme leído.

Rbn

SEMANA 1: 30 Abril-6 Mayo



En los primeros tiempos del e-Learning, hablar sobre tutores on-line era como hablar sobre linces ibéricos o kiwis neozelandeses. Eran especies en extinción. Por aquel entonces (poco más de quince años atrás) se creía que el progreso ultrasónico de las herramientas tecnológicas acabaría en poco tiempo con la necesidad de mantener el factor humano en los procesos de aprendizaje a distancia. 


Los subsiguientes y repetitivos fracasos obligaron a reorientar la proa del navío educativo hacia el puerto del tutor on-line como intermediario entre herramientas y estudiantes. 

Un viraje que permitió redescubrir que la formación eficaz es un proceso esencialmente humano en el que se construye un universo a partir de la información. Y en modo alguno es un proceso mecánico construido alrededor de esta última.
Esta nueva ruta tampoco fue demasiado afortunado . Al malinterpretarlo, las tareas “típicas” o propias de la función docente quedaron prácticamente anuladas, y el tutor actuaba como un mero“animador” o estímulo del aula virtual.
Los resultados negativos de esta nueva versión de docente e-learning, obligaron a subir de nuevo al puente de mando. Y ante la carta de navegación debatir qué rumbo seguir hasta darse cuenta de que la herramienta formativa es un medio de transmisión y no un fin en sí misma. Es un elemento neutro del ecosistema formativo virtual. Por muy buena que sea, ella sola no logrará construir una sociedad de aprendizaje. El diseño y la planificación son más importantes que las herramientas.
Pues bien, con estos principios en mente se decidió un tercer y definitivo golpe de timón que situó el navío en la trayectoria adecuada; aquella cuyas coordenadas finales son: 

Content Curator + Community Manager = Tutor on-line

Esta ecuación es la manera más breve y completa de exponer el que -en mi opinión- es el perfil “ideal” de un tutor on-line. Un engranaje clave e imprescindible del reloj del aprendizaje virtual cuyo perfecto funcionamiento dependerá de la medida en que esta persona acumule y sepa cultivar las competencias y habilidades que podéis ver en la figura 1 [Click]. 
En color azul destaco aquellas que pienso que corresponden a la función Curator; en amarillo las de Community Manager y en fondo verde las mixtas

Desde esta concepción, aquella figura difusa y etérea que hasta entonces había flotado como un fantasma por la mansión del e-Learning se concretó en el cuerpo de un mentor: alguien que asesora, evalúa, guía y rectifica nuestros errores invitándonos a mejorar nuestra actitud o comportamientos. Ya no es sólo un instructor que da órdenes, fija programaciones, corrige y revisa actividades. Ahora es un personaje que actúa como vehículo de trasmisión del conocimiento y catalizador del desarrollo de competencias y habilidades “dormidas” en el estudiante
Un personaje que lleva a cabo sus tareas en un entorno de aprendizaje e-learning cuyo eje es la Comunidad de Práctica
Una comunidad social y solidaria en la que el alumno se convierte en discípulo en el sentido clásico del término. Y el docente-tutor on-line aparece como una figura que al igual que hicieron Sócrates con Platón o Aristóteles con Aquiles y Alejandro Magno, potencia cualidades, habilidades y competencias inherentes a la persona y personalidad de sus discípulos. 

Una visión propia y característica del e-Learning 2.0 en el que las actividades formativas se diseñan teniendo como eje y motor la figura del tutor on-line y como piedra angular el alumno, sus inquietudes, sus expectativas y su trabajo cooperativo.

Una auténtica tarea “multitareas” la de este director de orquesta que tiene en el Plan de Acción Tutorial (PAT) uno de sus medios de control, desarrollo, seguimiento y mejora más sólidos y efectivos.

Dicho PAT:
  • deberá ser muy flexible tanto en el aspecto temporal como en el procedimental. 
  • Se actualizará con frecuencia -durante el desarrollo del curso si es necesario- y se re-adaptará con facilidad.
  • Tendrá siempre en cuenta los diversos estilos de aprendizaje de los estudiantes (activo, líder, sintético, lurker, expandido).
  • Estará redactado de manera dinámica y comprensible; tanto como claros y sencillos serán el diseño y la organización del curso. 
  • Y en él se preverán tantas contingencias como sea posible además de reflejarse las actividades que se llevarán a cabo antes, después y durante el curso.

El diseño de un plan con esas características es por tanto, una de las tareas más importantes de un buen tutor on-line. Bastantes dudas y confusiones de los estudiantes no se deben tanto a sus carencias o falta de interés y motivación como a una planificación incorrecta. Son consecuencia de no haber definido con precisión y claridad los fines y objetivos que pretenden conseguirse con el curso planteado. Es decir, derivan de un PAT incompleto o inapropiado.
Y cualquier “edificio” PAT se ajustará a esos dos adjetivos a menos que dinamice y aproveche al máximo la que, sin duda, es la piedra clave de su arco: la Guía Didáctica (G.D.).
Cuanto más clara y flexible sean la estructura y redacción de este documento, mayor será la eficacia del PAT asociado; y mejores serán las medidas adoptadas para la planificación, seguimiento, evaluación y corrección de la actividad formativa. Muchos conflictos, abandonos y fracasos iniciales en cursos on-line podrían evitarse con algo “tan sencillo” como colocar -en un lugar destacado y fácilmente identificable- un enlace a una Guía Didáctica.
Y no sólo de una general para todo el curso. Es conveniente redactar G.D. individuales para cada módulo o unidad que los estudiantes emplearán como brújulas temporales.

No obstante, aunque en el pórtico de nuestro PAT esté grabado “Sin compromiso del alumno no puede darse un aprendizaje efectivo” como el “Saepe te” en el oráculo de Delfos, ningún PAT podrá ser eficaz si no se ha desarrollado teniendo en cuenta el perfil académico y personal (inquietudes, referentes, intereses...) de los alumnos que van a participar en el curso.

Y hablando de participación, después de tomar parte en el diseño cooperativo de un PAT para la simulación propuesta, me gustaría referir algunas de mis impresiones en dos ámbitos de igual importancia: el personal y el académico-laboral:

A. Personal:

- Logré un mejor y más profundo conocimiento de los hábitos, intereses, cualidades y caracteres de mis compañeras de equipo. 
- Confirmé que ser empático y asertivo en nuestras comunicaciones es imprescindible. 
- Comprobé el enriquecimiento del resultado final mediante la agrupación de diferentes puntos de vista sobre un mismo problema.
- Aprecié que la comprensión, la flexibilidad y la generosidad son valores imprescindibles en la solución cooperativa de conflictos internos o situaciones inesperadas.
- Me quedó claro que para alcanzar metas en grupo hay que anteponer los intereses y necesidades del equipo a los personales.
- ¿Quién podría dudar de la importancia de la elocuencia para “vencer convenciendo”?
- Es evidente que la resolución de problemas en grupo favorece que entre los miembros del equipo surjan y se consoliden algunas dimensiones esenciales en una comunidad bien concebida: Sensación de pertenencia, Influencia mutua, Integración y satisfacción personal-grupal y Fuerte conexión emotiva.


B. Académico-Laboral:

- Diseño, aplicación y reforma de un cronograma de una actividad en equipo: Debate simultáneo de propuestas por video-conferencia. Argumentación y réplicas inmediatas combinadas con reflexiones en etapas de trabajo individual.
- Aprender a consensuar resultados de manera eficaz.
- Exploración de herramientas síncronas poco usadas antes (ooVoo y Skype) y profundización en las ya conocidas (chat Moodle, chat Google+, GoogleDocs).
- Percibir aplicaciones futuras de mis descubrimientos de fortalezas y debilidades de un PAT.
- Concebir el feedback o retroalimentación como un punto clave en el rendimiento del alumno que afecta a su percepción personal de su progreso en el curso.
- Mejor comprensión y facilidad de respuesta en la tarea Análisis de actividades de aprendizaje de la semana 2.

Junto con estas impresiones personales, dicha actividad grupal también nos permitió concluir que junto con la planificación detallada del PAT y el diseño coherente y dinámico de esas guías didácticas de orientación, un buen tutor on-line debería:
  • crear un Foro de presentaciones en el que los alumnos puedan romper el hielo, empezar a conocerse, y vencer -en un entorno informal- las inseguridades propias del primer acercamiento a una actividad nueva,
  • desarrollar un amplio abanico de habilidades de comunicación multidireccional, activa y motivadora para fomentar entre los alumnos la iniciativa, la autonomía y la autogestión del proceso de aprendizaje,
  • no puede dejar sin explotar el potencial de las redes sociales como herramientas para resolver problemas en los equipos de trabajo o en el alumnado global del curso,
  • tratará de ser positivo y resaltar lo favorable, evitando sentencias acusatorias o recriminaciones en sus mensajes de feedback. Es más útil un comentario de refuerzo ante un pobre resultado que una alabanza excesiva por un buen rendimiento,
  • concederá importancia a cualquier consulta, duda o aportación de un alumno. Sin valorar las preguntas según el nivel de cumplimiento o los resultados de quien las plantea. Tratará de dar la misma importancia a todos los estudiantes, evitando manifestar las inevitables preferencias personales,
  • aprovechará las herramientas que permiten nuevas modalidades de comunicación social,
  • reconocerá la importancia del trabajo comunitario para beneficiarse del conocimiento tácito y no sólo del conocimiento explícito u objetivo, según la clasificación de Nonaka,
  • comprenderá que la comunicación a todos los niveles (profesor-alumno, alumno-alumno, profesor-tecnología, alumno-tecnología y profesor-profesor) es la argamasa que une los “ladrillos” de un entorno virtual de aprendizaje. Y que el dominio del lenguaje y la retórica son piezas fundamentales en el proceso de enseñanza-aprendizaje. 
  • SABER CÓMO TRANSMITIR sus conocimientos y GESTIONAR las CUALIDADES INDIVIDUALES y las HABILIDADES SOCIALES de sus alumnos dando a estos fines mayor importancia que al propio SABER o el  SABER HACER.
Competencias y habilidades muy bien desarrolladas durante la segunda semana de trabajo en este módulo.

Módulo A2: Mentores on-line, e-Learning 2.0 y el Santo Grial


Los principios académicos británicos de la época victoriana se dedicaban más a formar el carácter y la moral del estudiante que a preocuparse por sus conocimientos. Era un sistema educativo que fomentaba -además de una excelente formación física- la confianza en uno mismo, la disciplina personal, la eficacia, la responsabilidad y el sentido del deber hacia los compañeros. 
Un sistema que buscaba la autonomía del estudiante y que situaba la eficiencia individual y, sobre todo colectiva, en lo alto de la escala.
Un sistema con objetivos bastante similares a los del modelo eLearning 2.0
Un sistema con un profundo sentido de la eficiencia que se concretó a principios del siglo XX en la filosofía utilitarista. Un utilitarismo en el que es bueno lo que es útil y es útil lo que es eficaz.


Un principio filosófico al que recurro como introducción útil (y nunca mejor escrito) para los temas que hemos trabajado durante las dos últimas semanas de nuestro -apasionante por lo descubierto, estimulante por lo intuido y gratificante por lo conseguido- Máster en eLearning:
  1. Los primeros siete días (30 Abril-6 Mayo) se han centrado en definir el perfil ideal del tutor on-line y en analizar -de manera individual y grupal- la génesis y el desarrollo de un Plan de Acción Tutorial tanto académico como socio-afectivo.
  2. El segundo septenio (7 a 13 Mayo) lo hemos dedicado a:

    • Debatir sobre eLearning 2.0: Ventajas e inconvenientes de las redes sociales (SRS) en el ámbito educativo, nuevos planteamientos pedagógicos y modelos formativos cooperativos (analizando conceptos como MOOC, MUVE, ELV, Flip Teaching, eduPunk, educación expandida).
    • Un debate asíncrono vía foro de trabajo, reforzado con una tarea individual para los más “robinsones” de nosotros y una simulación-juego de rol grupal para quienes aún necesitaban saciar sus ansias cooperativas.
    • Y un cierre de autoevaluación sincera y honesta sobre nuestro grado de implicación en las tareas del módulo y la evaluación de los materiales y planteamientos de las actividades.


Descrito el itinerario formativo, llega el momento de preguntarse ¿cómo resumir las experiencias de esta quincena tan fructífera y enriquecedora a nivel personal y formativo?
Y no encuentro mejor contestación que empezar a escribir las primeras palabras de mi respuesta  tal y como los caballeros templarios montaron en sus caballos antes de partir en busca del Santo Grial; o como los navegantes del Argos desplegaron las velas y asieron los remos para salir en pos del Vellocino de Oro.